Como mantenerse hidratado

Dado que nuestros cuerpos están compuestos principalmente de agua, beber suficiente agua es clave para el funcionamiento ideal de su cuerpo.  Es importante comprender cuánta agua necesita consumir para mantenerse hidratado, así como también practicar estrategias para mantener una hidratación adecuada en su vida cotidiana. Sepa también que sus necesidades de hidratación pueden variar según factores como el ejercicio, la temperatura del entorno, la enfermedad y el embarazo.

1.

Llévate agua en todo momento. Las botellas de agua son baratas y se pueden llevar al trabajo, a la escuela o cuando se encuentre lejos de la casa durante varias horas. Algunos tienen marcas para leer cuántos mililitros o onzas líquidas tiene, de modo que puede hacer un seguimiento de cuánto ha estado bebiendo.

  • Una recomendación común es beber al menos 8 vasos de ocho onzas de líquido al día, y más si hace ejercicio o si hace calor. Sin embargo, los hombres necesitan un promedio de 13 vasos de ocho onzas de líquido y las mujeres necesitan un promedio de 9 vasos de ocho onzas de líquido por día.
  • O bien, también puede dividir su peso corporal por la mitad y beber esa cantidad de agua en onzas. Por ejemplo, si pesas 160 libras, entonces necesitarías beber 80 onzas de agua por día.

2.

Bebe agua antes de tener sed. Cuando tienes sed, tu cuerpo indica que ya no tiene fluido. Para mantenerse hidratado, debe beber agua con la frecuencia suficiente para evitar que esto suceda. A medida que envejece, sus receptores de sed serán menos efectivos para detectar la necesidad de hidratación de su cuerpo, por lo que es una buena idea adquirir el hábito de beber agua durante todo el día.

3.

Controle su orina como un signo de su estado de hidratación.  Además de beber antes de tener sed, también debes revisar tu orina como una indicación de si te mantienes lo suficientemente hidratado. Las personas que consumen los líquidos adecuados tendrán mucha orina clara, de color amarillo claro. Por otro lado, aquellos que están deshidratados tendrán menos orina que es de un amarillo más oscuro ya que está más concentrado.

4.

Limite las bebidas azucaradas y con cafeína. La cafeína hace que su cuerpo pierda sus fluidos más rápidamente, y el azúcar en las bebidas, incluso el jugo de naranja, no es ideal para la hidratación. En cambio, intenta beber más agua. Aunque el agua puede ser menos sabrosa o atractiva al principio, es mejor para la salud general de su cuerpo.

*.Conocer sus necesidades de hidratación

1.

Tenga en cuenta los factores que afectarán la cantidad de agua que necesita. Un paso importante para mantenerse bien hidratado es saber cuáles son sus necesidades de consumo de agua. Tenga en cuenta que la recomendación básica de 8 vasos de ocho onzas de agua por día es flexible. Deberá beber más encima de esto dependiendo de los siguientes factores:

  • Cuanto ejercitas
  • Su entorno (temperaturas más altas, o incluso aire humidificado en interiores, requieren un mayor consumo de agua)
  • Tu altitud (altitudes más altas son más deshidratantes)
  • Embarazo y lactancia, los cuales aumentan sus necesidades de agua.

2.

Bebe más cuando haces ejercicio. Para un entrenamiento promedio, necesitará de 1.5 a 2.5 vasos de agua adicional (además de los 8 vasos de agua de ocho onzas que ya se recomiendan). Es posible que necesite incluso más que esto si la duración de su entrenamiento es más de una hora, o si se trata de un entrenamiento de una intensidad particularmente alta. 

  • Tenga en cuenta que, para entrenamientos que son muy intensos o de más de una hora de duración, una bebida deportiva electrolítica es preferible al agua para mantener su hidratación.
  • Esto se debe a que el ejercicio intenso hace que pierdas mucha sal a través del sudor. Sin la cantidad adecuada de sal, independientemente de la cantidad de agua que beba, no podrá absorberla eficazmente a través de su tracto digestivo.
  • Por lo tanto, para compensar la pérdida de sal, los electrolitos en la bebida deportiva (como Gatorade o Powerade) son la clave, y te ayudarán a absorber el agua que bebes más eficientemente.

3.

Reconozca el impacto de las enfermedades en su estado de hidratación. Es importante saber que las enfermedades, particularmente las que involucran diarrea y / o vómitos, requieren esfuerzos excepcionales para mantenerse hidratado. Si solo vomita una o dos veces, como durante un ataque de intoxicación alimentaria, es menos preocupante que una enfermedad continua de tres a cinco días con diarrea y / o vómitos constantes (como el virus Norwalk u otras enfermedades gastrointestinales). .

  • Si tiene una gripe gastrointestinal, necesitará hacer un gran esfuerzo para mantenerse hidratado en este momento. Su mejor apuesta es una bebida deportiva electrolítica en lugar de agua pura porque, similar al ejercicio de resistencia intenso, perderá mucha sal a través de la diarrea y / o el vómito. Tome pequeños sorbos con frecuencia durante todo el día.
  • Si no puede mantener los líquidos bajos o si continúa teniendo diarrea y vómitos a pesar de los esfuerzos para hidratarse, deberá ir a una clínica o a un centro de atención de urgencia para recibir hidratación intravenosa.
  • Para hidratarse adecuadamente cuando hay pérdida de sal, necesitará reemplazar no solo el agua, sino también los electrolitos (de ahí que Gatorade, Powerade u otra bebida deportiva sea su opción ideal).
  • Si tiene una enfermedad de esta naturaleza, beba líquidos continuamente durante el día y consuma todo lo que pueda. Es mejor beber lentamente y a menudo que beber mucho a la vez, ya que consumir demasiado al mismo tiempo puede desencadenar más náuseas y / o vómitos.
  • Tenga en cuenta que, en enfermedades muy graves, puede requerir líquidos por vía intravenosa en un entorno hospitalario para mantener la hidratación. Consulte a su médico si está preocupado, ya que es mejor estar seguro que lamentar.
  • Otras condiciones médicas y de salud también pueden afectar su estado de hidratación, aunque rara vez tan severamente como una gripe gastrointestinal. Hable con su médico si desea obtener más información sobre cómo sus condiciones de salud (como enfermedades renales u otras enfermedades crónicas) pueden tener un impacto en el consumo de agua y el estado de hidratación.

4.

Tenga en cuenta que los niños pueden deshidratarse rápidamente. Si su hijo está enfermo, puede deshidratarse mucho más rápido que un adulto y es posible que deba ser atendido por un médico antes de lo que lo haría un adulto. Si su hijo se vuelve apático y difícil de despertar, se necesita atención médica de emergencia. Si su hijo no tiene lágrimas al llorar, tómela para una evaluación. Otros síntomas de deshidratación en niños incluyen: 

  • no orinar u orinar menos de lo normal (un bebé puede tener pañales secos durante tres horas o más)
  • piel seca
  • sentirse mareado o aturdido
  • estreñimiento
  • ojos hundidos y / o fontanelas hundidas
  • respiración rápida y / o frecuencia cardíaca rápida

5.

Consuma más líquidos cuando esté embarazada o amamantando. La ingesta de agua recomendada para las mujeres embarazadas es de 10 tazas por día (a diferencia de las 8 tazas habituales por día para las mujeres no embarazadas). Para las mujeres lactantes, la ingesta de agua recomendada es de 13 tazas por día. En ambos casos, necesitará líquidos adicionales para mantener a su bebé en crecimiento y / o para ayudar en la producción de leche que utiliza una cantidad significativa de agua.